ALIANZAS DE DESPACHOS: EN CUALQUIER SITIO COMO EN CASA

ALIANZAS  DE DESPACHOS:  EN CUALQUIER SITIO  COMO EN CASA
Autor
Escrito por Inlaw Alliance

Categoría: Publicaciones

Fecha: marzo 19, 2021

img

Angeles Solana, socia de MSO Abogados, ha sido recientemente elegida presidente de Inlaw Alliance of Law Firms, alianza que desde 2006 agrupa a reconocidas firmas iberoamericanas, conversa con The Latin American Lawyer y analiza la necesidad, en un mercado globalizado, y en concreto en un espacio geográfico como el latinoamericano, donde el hecho de compartir una misma lengua genera una falsa sensación de uniformidad, de generar redes de abogados sólidas y fiables en las que los clientes puedan confiar el manejo de sus asuntos legales.

¿Son necesarias las alianzas entre despachos de abogados?

En un mundo cada vez más globalizado se multiplica la necesidad de los clientes de resolver cuestiones jurídicas de manera eficiente, en distintos puntos del mapa, tal como se los resolvería su equipo legal local. Cada empresa, cada emprendedor que se abre al mercado global, requiere una serie de estrategias y acompañamiento legal, que cumplan con la misma eficiencia de sus abogados de confianza, pero generalmente no tiene más que referencias, que le pueden generar una mayor o menor confianza. Por otro lado, las diferencias culturales también generan un escollo a sortear en cada país donde se empieza a operar, y estas abarcan desde la cuestiones particulares del negocio hasta la comunicación eficiente con los profesionales (abogados, contadores, notarios) que darán apoyo en la nueva empresa. En este marco, las redes de despachos de abogados y las alianzas internacionales vienen a aportar tranquilidad a los clientes, permitiéndole reducir costos y concentrarse en la optimización de ganancias.

¿Qué respuesta le daría a un cliente cuando este quiere dar el salto de extender su negocio fuera de sus fronteras?

Cuando el despacho de abogados es local podrá, en el mejor de los casos, referenciar a otro despacho en el exterior, sea por experiencias previas o por recomendación de otro colega o cliente. Ese despacho pierde el control del negocio del cliente en el extranjero y de alguna manera, lo deja a la intemperie de su protección legal. Sin embargo, cuando los despachos forman alianzas con otros despachos de similares estándares de atención y eficiencia, gana el cliente y ganan los despachos, ya que trabajarán mancomunadamente en beneficio de ese cliente, amalgamando estrategias jurídicas y capitalizando el conocimiento previo sobre los negocios y las particularidades del cliente. Cada trámite, cada papel por así decirlo, fluye entre los despachos, minimizando desavencias y retrasos. En síntesis, cuando el equipo legal de una empresa forma parte de una alianza de abogados, esa empresa puede sentirse en cualquier parte del mundo “como en casa” y se resuelve, al menos, una de las muchas incógnitas que genera un nuevo mercado.

Perdóneme el escepticismo, pero, ¿son realmente efectivas las alianzas de abogados?

La respuesta depende de la seriedad de la alianza. Hay muchas alianzas que funcionan como un “directorio de abogados”, pero en otras, al menos así es en nuestro caso, se busca que cada despacho integrante de la red respete los mismos altos estándares de eficiencia en la atención de los clientes, con protocolos rigurosos que aseguren a los propios despachos que sus clientes serán atendidos como lo harían ellos mismos. La mayoría de nosotros nos conocemos hace años, nos esforzamos para que cada despacho respete la ética de nuestra profesión, la asertividad en su gestión y la pasión por contribuir con el desarrollo de los clientes. Cuando hay profundo conocimiento de la identidad y compromiso de los despachos de la red, las alianzas no solo son efectivas, también son potencializadoras.

¿Y qué métodos han desarrollado para asegurarse de que esos estándares que me menciona se respeten?

En el caso de Inlaw Alliance of Law Firms cada año se realiza una asamblea anual alternando las ubicaciones de las mismas donde el socio del país elegido sirve como anfitrión. Esas reuniones, además de capacitarnos y alimentar nuestra mirada global e íntegra de Iberoamérica, nos permiten conocer cada despacho, cómo está integrado, cual son sus instalaciones y protocolos. Compartimos nuestras experiencias y tomamos los mejores resultados para trasladarlos a nuestros propios despachos. Ese conocimiento profundo de los unos con los otros y los lazos sostenidos durante muchos años nos permiten poder referenciar a nuestros colegas con la tranquilidad que necesitan los clientes.

¿Qué característica exigen dentro de su alianza para integrar un despacho?

Sin duda, el primer requisito es poseer un perfil internacional, con ambición de potencializar a sus clientes hacia el mundo y la vocación de generar negocios internacionales. Luego, mantenerse siempre actualizado, no solo en lo tocante al derecho y la jurisprudencia sino también en tecnología jurídica y sus innovaciones, sin dejar de nutrir su mirada regional y global. Finalmente, aceptar un compromiso de servicio para que los clientes nos vean como lo que somos: un concepto intangible que hace posible cada meta.

¿Imaginemos que yo soy un hipotético cliente, cuáles son los beneficios que una alianza jurídica va a reportarme de modo casi inmediato?

Los beneficios son muchos. Para los clientes, la confianza de trabajar con un equipo legal que estará a la altura, sin sobresaltos en los costos y sin sorpresas en materia de eficiencia y compromiso, permitiéndole maximizar recursos y concentrarse en la optimización de ganancias. Asimismo, no hay que perder de vista que cada país tiene, no solamente diferente legislación, organización y tiempos de tramitación, sino que las diferentes culturas influyen en el éxito de los negocios. Tener un aliado que sepa leer claramente la cultura de la que proviene el cliente y allanarle el camino es un plus que no tiene precio.

Para nosotros, los despachos, el beneficio está en la posibilidad de tener una oficina en cada lugar del mundo, la tranquilidad de que nuestros clientes están siendo atendidos por otros colegas con los que se trabajará mancomunadamente en su beneficio. Tampoco es secundario el hecho de que de este modo los despachos logran una visibilización internacional, manteniéndose así actualizados dentro del ambiente jurídico regional e impulsando el desarrollo de negocios internacionales mediante la exclusividad territorial ofrecida por la alianza. Los despachos tienen así acceso rápido y directo al conocimiento y la experiencia legal de reconocidos profesionales y, al mismo tiempo, ofrecen una mejora constante en el ejercicio de la profesión legal y de su negocio como firma mediante la estandarización de procesos y valores promulgados por la alianza.

De acuerdo, así parecen todo ventajas, claro, pero, desde su óptica, ¿cuáles son los desafíos de las alianzas de abogados?

Deben volver a priorizar la calidad de sus miembros por encima de la necesidad de expandirse. Deben ser estrictos a la hora de elegir quiénes pasan a formar parte de ellas, para asegurar a los clientes una adecuada atención y resolución de sus necesidades legales. Este debe ser el norte a seguir, ya que muchas veces se busca el crecimiento en cantidad de miembros para poder llegar así a una mayor cantidad de mercados, y en esa búsqueda se pierde la necesaria cohesión que deben tener las alianzas, respetando perfiles similares, estándares de desempeño similares y, por encima de todo, un vínculo de confianza que asegure el trabajo en equipo en beneficio de los clientes.

En el contexto actual, consideramos que es prioritario aprovechar las potencialidades y ventajas que tienen los despachos medianos o “boutique”, con alta especialización, sólidas redes con otros especialistas y con otros despachos en todo el territorio de origen, procurando la creación de una identidad o marca para que su sumatoria, a través de una red, refleje su presencia en el mercado y el ingente aporte que pueden ofrecer, mediante una organización y planificación global, que los vuelva marcadamente competitivos frente a sus pares para sus clientes.

Latinoamérica es un terreno singular porque abarca un enorme espacio geográfico con una lengua común, y pareciera que, desde el exterior, se tiende a unificar algo muy variado y complejo. ¿Cuáles son las singularidades del mercado de la región y cómo ustedes, en tanto que alianza, las afrontan?

Tu visión es correcta, Latinoamérica es un mercado tan amplio como variado y complejo. Cada país (incluso dentro de cada país) hay usos y costumbres muy disímiles por lo que resulta absolutamente necesario para cada empresa obtener respaldo legal local con amplio conocimiento de ese mercado y con un estrecho contacto con los demás países donde se ha expandido el cliente para potencializar los negocios y simplificar gestiones.

En nuestra alianza existe un real conocimiento entre despachos los que permite satisfacer esas necesidades en los clientes y además brindar el beneficio de potencializar a esos clientes ya que estamos atentos a oportunidades de negocios, lo que claramente redunda en beneficio de clientes y despachos.

Nuestra alianza tiene el convencimiento que para ganar dinero es necesario hacer ganar mucho más dinero a nuestros clientes y el vasto conocimiento de la región que posee cada despacho integrante de Inlaw Alliance of Law Firms facilita lograr esa meta común.

¿Cómo se viene manejando desde la red la problemática vinculada al COVID-19?

La alianza fue importantísima durante la pandemia que aún hoy estamos atravesando. Nos permitió estar informados instantáneamente de los tratamientos legislativos de cada país, así como de la realidad epidemiológica, sanitaria y la afectación de los negocios e injerencia de los clientes. Desde la alianza realizamos boletines de legislación comercial, laboral, tributaria, etc., de cada país, y gracias a ello estábamos al día tanto de cómo se estaba tratando en España, como en Argentina, Perú o República Dominicana (por sólo nombrar algunos países de nuestra red). Ese esfuerzo por informar en tiempo real permitió a los clientes tomar las medidas necesarias para cada punto estratégico de modo ágil, logrando planificar con fluidez las cuestiones comerciales, aun en medio de una situación tan anómala como la que hemos vivido y de la que aún no sabemos el final.

Fuente: The Latin American Lawyer

Otras publicaciones…