La inversión pública en el Ecuador como un escenario de negocios

El Gobierno de Ecuador anunció hace pocos días, que destinará 47 mil millones de dólares a la inversión pública durante el período 2013-2017, dentro del marco de ejecución del “Plan Nacional del Buen Vivir”, cuyos objetivos se plantean, entre otros, erradicar la pobreza, la desnutrición infantil, así como garantizar la equidad social y la eficiencia de acción política.

De igual manera, el Gobierno Ecuatoriano adelantó que, en primera instancia, dentro de su plan de acción, tiene previsto acabar efectuando una inversión pública aproximada de nueve mil millones de dólares solamente durante el presente año 2013, lo que hace suponer que la inversión pública durante el próximo año 2014 superará fácilmente los diez mil millones de dólares.

El alto precio del barril de petróleo, el mantener una balanza comercial positiva; y, el reducir drásticamente su deuda externa, han permitido al gobierno ecuatoriano desenvolverse los últimos años dentro de un marco económico bastante favorable, donde el Estado se ha convertido en consecuencia, en el principal actor de la economía, a través de la generación continua de obra pública, empleo y consumo.

El anuncio económico realizado por parte del gobierno ecuatoriano, transparenta a su vez, la necesidad puntual que tendrá el Estado de contratar durante los próximos años, la ejecución de grandes obras públicas, la prestación de servicios y la adquisición de bienes de distinta naturaleza, generándose en consecuencia un mercado potencial de negocios muy interesante, tanto para el propio sector productivo nacional, así como para el sector privado internacional, pues con el monto total de la inversión pública a realizarse, creemos que habrá espacio suficiente para todos los actores.

Esta situación particular por la que atraviesa la economía ecuatoriana, sumada a la estabilidad financiera que brinda el tener una moneda dura como el dólar, ha determinado que el realizar negocios con el sector público en el Ecuador, se convierta no solo en una fuente de crecimiento potencial para las propias empresas locales, sino que ha determinado el surgimiento de un nuevo nicho de mercado y foco de interés para las grandes y medianas compañías extranjeras, quienes a través del establecimiento de sucursales, han comenzado a competir de igual a igual con los empresarios locales, dentro del sistema de contratación pública que se maneja en el Ecuador.

La contratación pública en el Ecuador, se halla enmarcada bajo la conducción de un organismo estatal denominado Servicio Nacional de Contratación Pública SERCOP; y, legalmente regulada a través de la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública –LOSNCP; y, de su correspondiente Reglamento de aplicación.

La compañías extranjeras que desean participar en los procesos de contratación pública sustanciados por las distintas entidades contratantes del sector público ecuatoriano, tienen la obligación de obtener en primera instancia, una habilitación en el Registro Único de Proveedores que administra el SERCOP para poder presentar sus ofertas, ya sea de forma directa o a través de la conformación de consorcios o asociaciones; y, posteriormente de resultar adjudicatarias de un contrato puntual, tienen la obligación legal de domiciliarse y aperturar una Sucursal en el Ecuador, la que tendrá a su cargo la ejecución cabal del contrato que le ha sido asignado por parte de la entidad contratante.

Potenciales para el sector privado internacional

Nuestro Despacho, apoya de forma permanente a las compañías extranjeras que desean participar dentro de los procesos de contratación pública que se llevan a cabo en el Ecuador, en todas las fases que sean requeridas por nuestros clientes para el efecto, a través de servicios de asesoría, preparación y envío de documentos legales, definición de costos, tiempos y gestiones a implementarse, tratando de facilitar el que la habilitación o posterior domiciliación de su compañía en el Ecuador, sea realizada de la forma más sencilla, oportuna y eficaz.

Si su empresa está pensando expandir operaciones; y, si se halla en búsqueda de nuevos mercados potencialmente interesantes, hay 47 mil millones de razones que convierten al Ecuador en un destino muy interesante durante los próximos cinco años.